Consiste en lo que generalmente se conoce como tratamiento del nervio. Es una superespecialitat reconocida desde el 1963 por la Asociación Dental Americana y probablemente una de las más importantes dentro de la odontología, puesto que en la mayoría de las ocasiones es el tratamiento que salvará el diente de su extracción. Consiste al acceder al órgano pulpar, nervio del diente, y proceder a su desinfección y posterior sellado, obteniendo como resultado un diente desvitalizado, pero perfectamente sano para ejercer su función dentro de la cavidad bucal.